Tereza do Coração de Maria, O.C.D.

SdD Tereza Margarida do Coração de Maria OCD - Nossa Mãe-18


Datos biográficos de la Sierva de Dios
Teresa Margarita del Corazón de María OCD llamada “Nossa Mãe”
(1915-2005)

Nace el 24 de diciembre del 1915 en la ciudad de Borda da Mata en el estado de Minas Gerasi en Brasil, quinta hija de Francisco Marques da Costa Junior y de D. Mariana Resende Costa. Fue bautizada con el nombre de María Luisa en la iglesia de la Virgen del Carmen el 10 de febrero del 1916, sus padres eran ricos propietarios de terrenos y vivían en el lujo. Al poco tiempo los padres, preocupados por la formación de sus doce hijos, se transfirieron al estado de San Paolo en la ciudad de Cruzeiro, más grande y sobre todo porque contaba con escuelas. En este periodo, el padre que no era creyente, en una visita al Santuario de Nuestra Señora de Aparecida se convirtió y se acercó después de tantos años a los sacramentos. En esta ocasión del Santuario llevó a casa una estatua de la Virgen de Aparecida, que fue solemnemente entronizada y donde se reunía cotidianamente la familia en oración. El hermano Giovanni manifestó desde pequeño la vocación por la vida sacerdotal y entró con los salesianos; fue ordenado sacerdote en el 1935 y en el 1967 fue electo Obispo de Belo Horizonte, capital del estado de Minas Gerais. María Luisa para recibir una mejor formación cultural, humana y cristiana fue mandada como interna al Colegio Bom Conselho de las Hermanas de la Congregación de San José de Chambery donde ya estudiaban sus hermanas mayores. Se distinguió por su interés al estudio, la música y otras materias. Recibió también una buena formación cristiana y formó parte de las “Hijas de María”, también formó parte de la Acción Católica. Perteneciendo el Colegio a las Religiosas francesas aprendió perfectamente esta lengua y leyó “Historia de un alma” de Santa Teresa del Niño Jesús. Sucesivamente, el conocimiento de la lengua francesa le permitió de poder traducir al portugués diversas obras espirituales. Leyó también las memorias de la Beata Elizabeth de la Trinidad. Desde muy joven fue fascinada por la espiritualidad carmelitana y durante un curso de ejercicios espirituales a las colegialas, nació en ella la vocación a la vida claustral del Carmelo. Vencidas las resistencias paternas, el 28 mayo del 1937 entra como postulante al Carmelo de Mogi das Cruzes. El 20 de junio después de un mes de su ingreso, vive un grande dolor por la muerte de su padre. Fue un periodo de gran sufrimiento para María Luisa por no poder estar cerca a su madre y hermanos.

Al recibir el hábito de novicia tomó el nombre de María Teresa del Corazón de María. El periodo del Noviciado transcurso sereno, Sor Teresa Margarita estaba totalmente dedicada en el camino de la vida religiosa y en el asimilar la espiritualidad carmelitana. El 2 de febrero del 1942 realizó la Profesión Solemne. En esta ocasión la Misa fue celebrada por el hermano Giovanni y para la ocasión recibió la Primera Comunión el hermano menor Flavio. La homilía la tuvo el Padre Ramón Ortiz, su antigua compañero en la Acción Católica. El Padre Ortiz le dijo a la Superiora: “He admirado tanto el ingreso de Luisa en el Carmelo, porque ella sola es capaz de llevar adelante una parroquia”.

En sus memorias escribirá de su Profesión: “He prometido, oh Virgen del Carmelo, de imitarte en la tierra es mi anhelo. Seré siempre la Ostia en el altar. He prometido y pido darlo todo. He prometido, soy carmelita y te pertenezco, oh Madre, por toda la vida. He prometido, silenciosa, pido siempre de escuchar Tu voz afectuosa”.

La vida del Carmelo Mogi das Cruzes estaba caracterizada por el gran rigor, penitencia, silencio y trabajo. Tanto que en una visita el Padre Silverio de Santa Teresa, Prior General de la Orden de los Carmelitas Descalzos, fue decidido de atenuar el tenor de vida. La Madre Teresa Margarita fue electa vice- Maestra de las Novicias con la dispensa de edad por parte de la Congregación de las Religiosas., porque no tenía todavía treinta años. Cumplidos los treinta fue electa como sub-Priora del Monasterio, fue también portera y organista. Desde el 1961 hasta el 1962 fue enviada como sub-Priora al Carmelo de Santos.

En tanto en el 1952, por sugerencia del Cardenal Carlos Carmelo de Vasconcelos Motta, la comunidad religiosa se transfirió en el nuevo Carmelo construido para ellas junto al Santuario de Aparecida. Desde hace tiempo tantos Obispos pedían al Carmelo de Aparecida la apertura de nuevos Carmelos en sus diócesis. Entre ellos fue insistente la petición del Monseñor João Rabelo de Mesquina, Vicario General de la Diócesis de Campanha. Madre Teresa Margarita viene iindicada y propuesta para tal misión. El Obispo de Campanha Monseñor Inocencio Engelke decide que el monasterio se abrirá en la ciudad de Tres Pontas. Dio inicio con la obediencia de Dios a los preparativos de la nueva fundación aunque si nunca había pensado en realizar una tal misión. Una vez decidido y comunicado que el nuevo Carmelo estaría intitulado a San José dijo: “A San José, no le puedo negar nada, porque él nada me ha negado”. Junto con siete hermanas el 16 de julio del 1962 fiesta de la Virgen del Carmen y a 400 años de la fundación del primer Carmelo de San José en Ávila, las monjas llegan a Tres Pontas para dar inicio a la vida claustral del nuevo Monasterio.

Al inicio la comunidad habitó en una pequeña casa adaptada para la vida claustral. Sucesivamente, el 22 de enero del 1969 la comunidad se transfirió a la residencia definitiva en un Monasterio de regular observancia claustral. En diversas ocasiones fue Priora, sub-Priora, Maestra de Novicias.

En la formación no segregaba nunca a las Postulantes y Novicias de las Profesas. Contaba con todas las profesas para la formación de las nuevas llegadas. En el encargo como formadora buscaba de inculcar en cada estudiante “el amor gratuito a Dios y a la grandeza sublime de la vocación”. Las exhortaba a asimilar la regla carmelita enseñando con suavidad y firmeza, estudiaba las obras de Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz. Confiaba siempre en la protección y ejemplo de María, Madre y Maestra de la Orden del Carmelo. El 25 de noviembre del 2000 el Monasterio de Tres Pontes dio vida a la formación del nuevo Carmelo de la Santísima Trinidad en la ciudad de Patos de Minas. Dio vida también a una fraternidad Carmelita Seglar dependiente del Monasterio de San José.

En tanto el Monasterio se volvía cada vez más un punto de referencia para los fieles de la zona, muchos se dirigían a la Madre Teresa Margarita para recibir consejo, dirección espiritual y ayuda. En poco tiempo la gente como signo de veneración y amor comenzó a llamarla Nossa Mãe – Nuestra Madre. Poseía una grande visión del futuro y un gran deseo por vivir la espiritualidad del Carmelo en modo vivo y actual. Se empeñó por vivir con la Comunidad los decretos del Vaticano II, sobre todo cuanto concierne a la vida religiosa, por ello tenía cursos de actualización presididos por el Obispo Monseñor José Costa Campos y por otros sacerdotes amigos del Carmelo. También se preocupaba por la formación bíblica, espiritual y litúrgica de las hermanas de su Comunidad.

De edad avanzada, no se ahorraba las fatigas del Monasterio ni el escuchar a los numerosos fieles que acudían numerosos a las rejas del Monasterio para pedir consejo y dirección espiritual, así comenzaron a manifestarse los primeros síntomas de la enfermedad pulmonar que, en un lento calvario de sufrimiento y donación, la llevara a la muerte.

Escribirá en sus memorias: “¡Como es bello estar en las manos, en el corazón de Nuestro Señor, como gusto su amor, su ternura!”. Si así fue en su vida, así fue también en los últimos días de su existencia terrena. “Fueron días de largo y profundo silencio de adoración, silencio reparador, silencio de acción de Gracia”. Así refiere la Madre Vania María, su fiel compañera en todas las fases de la enfermedad. Vemos como llega adolorada, pero serenamente el fin de una vela que siempre ardió por el Señor, fiel testimonio de su amor. No había nada más que hacer y los medicamentos no surtían efecto, su organismo no aceptaba más los alimentos y lentamente se paralizaba. Esta devorada por la sed, pero solo lograba tomar algunas gotas de agua. A Sor Teresa de Jesús, su enfermera, respondía siempre con una leve y dulce sonrisa y apenas lograba a pronunciar una palabra de agradecimiento: “Hija, Dios te pague”. En los últimos días de su vida, el hermano y amigo, Padre Alberto Donizetti de Carvalho, residió establemente en la hospedería del Carmelo para poder estar cercano a Nossa Mãe en cada momento de su agonía. Diversos sacerdotes estuvieron presentes cuando recibió el sacramento de la Unción. Finalmente se durmió en el Señor la aurora del 14 de noviembre del 2005. Asistida por toda la Comunidad que se reunió alrededor de su celda que se transformó en un Santuario, así fue el momento solemne del tránsito de Nossa Mãe.

Su vida fue como una vela que se consuma delante al Sagrario, se consumó gota a gota, ofreciendo todo por la Iglesia, por los Sacerdotes, por el Orden del Carmelo, por sus numerosos hijos espirituales que amaba con la ternura del amor de Dios.

El cuerpo de Nossa Mãe fue puesto en la reja del coro para que en las primeras horas del día el pueblo pudiera rendirle homenaje. A causa de la multitud y de la presencia de tantos sacerdotes que querían celebrar, se decidió de celebrar el funeral en la gran iglesia de la ciudad. La misa fue precedida por el Obispo Diocesano y concelebraron numerosos sacerdotes. El ataúd fue llevado por los fieles y sacerdotes al cementerio donde fue enterrada; alguien comentó que parecía la procesión del Cristo muerto del Viernes Santo.

Actores de la Causa: Monasterio San José de Tres Pontas, de la Orden de Carmelitas Descalzas.

Biografía:

DE CASTRO AUGUSTA COTTA, Testemunha do Deus Amor. Madre Tereza Margarida co Coração de Maria. “Nossa Mãe, Carmelo São José, Tres Pontas (MG).

(Italiano)
Sito registrato nella

(Italiano)