Natalina Bonardi

Natalina Bonardi


Datos Biográficos de la Sierva de Dios Natalia Bonardi
(1864-1945)

Nación en Cuneo (Norte de Italia) el 4 diciembre del 1864, de José y Margarita Dogliani. Los padres, católicos y de familia acomodada, se empeñan en una vida honesta y laboraría, dedicada sobre todo a la buena y sana educación de sus numerosos hijos.

El 7 de diciembre del mismo año, en la iglesia de San Ambrosio (CN) la niña viene bautizada y llamada “María”. En 1871, en la misma iglesia, recibe el Sacramento de la Confirmación y sucesivamente recibirá la Primera Comunión.

En el mismo año, el padre decide de realizar una operación económica que se demostrará un auténtico fraude y llevará a toda la familia Bonardi a un grave descenso financiero. En 1873 los padres de “María” deciden inscribirla al colegio “Sagrada Familia” de Cuneo, perteneciente a las hermanas de Santa Giovanna Antida. Los resultados son todo lo contrario de lo esperado, la niña viene considerada una “pequeña indisciplinada”.

En 1878, a la edad de catorce años, siempre en el colegio, sigue un curso de ejercicios espirituales y allí le viene la conversión. La Gracia entra en su corazón el e Espíritu del Señor se establece en su mundo, obteniendo una respuesta generosa y total.

En el 1880 regresa a casa, Adele hermana de María cuenta que vivía en casa como si fuera una religiosa. Decide ahora en el 1882, decide pensar seriamente a la vida religiosa, pero no sabe cuál Congregación elegir. Inicia una búsqueda atormentada y sufrida. Hace más difícil este camino el hecho de que debe nuevamente transferirse con toda la familia. Esta vez en Francia en Niza Maritima, con la esperanza de mejorar la condición económica. La joven trata de ayudar aceptando un trabajo como enfermera en un monasterio de Ursulinas.

Finalmente es el momento del regreso, es el 1884, con la familia regresa a la gran Torino, pero ella pequeña y pobre, encuentra un trabajo al servicio de una señora. Esto para sea para mantenerse que para procurarse la “dote”, que en aquél tiempo era necesaria e indispensable para poder entrar en una Congregación religiosa. Por sugerencia de la señora para la que trabajaba, se dirige a Verrua Savoia, donde el párroco quiere fundar un monasterio. Inmediatamente se da cuenta que la idea del párroco era solo una ilusión. Mientras, siempre en Verrua, se encuentra con el Padre José Costamagna, brillante predicador de ejercicios espirituales; maría le confía su intención de vida y él le promete de aceptarla en su Instituto de hermanas aunque sin dote. Son las “Hermanas del Buen Consejo”.

Después de numerosos retardos, el 21 diciembre del 1887 Padre Castagna la recibe finalmente con las hermanas: es un miércoles de la Novena de Navidad. Le entregan el hábito y recibe el nombre de Sor Natalina.

Por casi un año asiste a los niños del asilo, dondequiera encontraba pobreza e inquietud, sea entre las hermanas que en otros lugares. La dimensión educativa regresa siempre como un componente específico de su misión.

Una nueva dificultad viene a agitar el camino de Sor Natalina: Monseñor Lorenzo Pampiro, Arzobispo de Vercelli, no quiere a las hermanas del Buen Consejo en su Arquidiócesis. Sor Natalina después de una larga meditación, toma la decisión de restar, con el consejo y ayuda de Padre Degiani. La Sierva de Dios retoma la escuela materna y se empeña en buscar jóvenes que la sigan en su camino.

En el otoño del 1882 Monseñor Pampiro, en visita pastoral a San Antonino, rechaza saludar a las jóvenes religiosas, viéndolas todavía vestidas con el hábito de las hermanas del Buen Consejo. Sor Natalina acepta dejar el hábito y prepara uno nuevo según las indicaciones del Arzobispo. En el siguiente encuentro su Excelencia queda satisfecho y bendiciendo a la Sierva de Dios dice: “Se llamarán Hermanas de Santa María de Loreto”. Es el signo visible del inicio de una nueva congregación en la Iglesia.

En todos estos años, la Sierva de Dios, en condiciones variables, se improvisa como educadora de los niños, trabaja con los ancianos, es maestra de costura, maestra de teatro y cuando es necesario, va a pedir para las diversas necesidades.

Sor Natalina y las ancianas deciden abrir una casa en la ciudad, la Casa se transfiere al Edificio Murazzano, en la plaza D’Angennes, 4. Edificio en el cual la Casa General de las “Hermanas de Santa María de Loreto” y el Instituto “Sagrada Familia” residen actualmente.

La mirada de algunas hermanas viene como turbada por la presencia de Sor Natalina que no es muy aceptada, ella se da cuenta de ser objeto de graves incomprensiones. Para resolver los descontentos internos, sor Natalina en el 1973 presenta dos veces su renuncia al Arzobispo Monseñor Teodoro Valfré di Bonzo, es así que viene destinada a Santa María Rocca (CN), en calidad de superiora de la casa y directora del asilo.

Después de largos años de continuo y serano trabajo, en mes de agosto del 1921 viene nombrada Superiora General. El 5 de agosto del 1938 sesenta y seis religiosas, entre las cuales la Sierva de Dios, hacen la Profesión Perpetua. Después de largas carreras y buenas batallas, sor Natalia ahora está tranquila.

El 25 de julio del 1945 rodeada de numerosas hijas en oración, Sor Natalina llega a la muerte, plena y serenamente aceptada, en un supremo gesto de abandono: son las 12:30. Sus últimas palabras se pronuncian en un saludo a las novicias: “Sea alabado Jesucristo” y ella: “Siempre sea alabado”. Indicando así a la Congregación su único fin: hacer de cada día una alabanza al Señor.

El 27 de junio a las 10:00 tienen lugar los funerales solemnes. Tantísima gente entre clero y fieles asiste a dar el último adiós a la Madre de todos Natalina, fundadora de la Congregación de las Hermanas de Santa María de Loreto, así como importante educadora de tantos niños y jóvenes necesitados. Fue sepulta en el cementerio municipal de Varcelli y en el 1963 sus restos mortales fueron definitivamente colocados en la Capilla de la Casa Madre. El 27 de marzo del 2011 fue realizado el Reconocimiento Canónico de los restos mortales.

Actores de la Causa: Hermanas de Santa María de Loreto

Biografías

AA.VV. Un cuore semplice, Memorie, Lettere e altri Scritti di M. Natalina Bonardi, Nuova S.E.T.E., Vercelli 1991.

FALABINO SR. PIA, La Madre Natalina Bonardi e l’Istituto di S. Maria di Loreto, Nova S.E.T.E., Vercelli 1991.

PELUCCHI SR. EMERENZIANA, Chi è piccolo venga a me. Segni della Pedagogia di Dio nella storia di Madre Natalina, Suore Santa Maria di Loreto, Vercelli

VASCONI RENATO, Una donna che ebbe un disperato bisogno di credere. M. Natalina Bonardi, Marietti, Mappano (TO) 1987.

Id. Il progetto di Dio in Madre Natalina Bonardi, S.E.T.E., Vercelli 1981.

Itinerario de la Causa:

Fase Diocesana

Arquidiócesis Metropolita de Vercelli
-Nulla Osta de la Congregación de la Causa de los Santos 22 de mayo 2002
-Investigación Diocesana 2002/2006

Fase Romana

-Validez Jurídica 7 de diciembre del 2007
-Nomina Relator, Rev.mo P. Cristoforo Bove, O.F.M. Conv., 1 de febrero 2008
-Nomina nuevo Relator, Rev.mo Mons. Carmelo Pellegrino, 21 de enero 2011

(Italiano)
Sito registrato nella

(Italiano)


(Italiano)